cabecera
Portada del sitio | Noticias | Estatal |
  • 0 comentarios 
  • Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
asesoria

Guy Ryder (Liverpool, Reino Unido, 1956) toma hoy posesión como décimo director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que aglutina a Gobiernos, sindicatos y organizaciones patronales. Su elección —antes fue secretario general de la Confederación Sindical Internacional— es significativa cuando el paro golpea en muchos países.

Pregunta. ¿Hasta cuándo durará la crisis de empleo?

Respuesta. El punto de partida es deprimente, más de 200 millones de parados en el mundo. Y el futuro es pesimista. ¿Cuánto tiempo? Depende de las políticas nacionales y regionales en Europa, y también de la eficacia de la cooperación en marcos como el G-20.

P. ¿Y está Europa aplicando las medidas correctas?

R. La política europea últimamente ha sido una combinación de recortes y reformas en el mercado de trabajo, también en España. La experiencia demuestra que políticas de flexibilización cuando falta crecimiento no son solución. Hay que moverse en otra dirección. Nadie duda de que haya que consolidar las finanzas públicas, pero el cómo y el ritmo tendrá que tener en cuenta los efectos laborales y sociales, y la realidad de que no se rebaja el déficit sin crecimiento.

P. Pero la crisis de empleo no llega solo por los problemas financieros, también por la competencia de países emergentes.

R. No creo que la salida de la crisis pase por la bajada de los salarios a niveles de pobreza. En Europa, una de cada dos familias que vive en la pobreza tiene al menos una persona que trabaja. Hay un gran peligro de que las reformas laborales creen una población de pobres que trabajan y ese no puede ser el objetivo. Si uno trabaja, tiene que poder vivir de forma decente. La idea de que en Europa es necesario rebajar salarios y condiciones de trabajo, incluso disminuir derechos fundamentales laborales, es un error. El futuro de Europa en una economía globalizada no consiste en rebajar la calidad del empleo al nivel de otros países. Hay otro camino: invertir en educación, calidad de mano de obra y transformaciones en el sistema productivo.

P. Incluso en países europeos que compiten con éxito hay empleo precario. Alemania tiene más de siete millones de personas trabajando por 400 euros al mes.

R. Alemania tiene un alto nivel de vida y salarios más que aceptables en la mayoría de los casos. Es el ejemplo de que una economía organizada así puede concurrir con éxito en los mercados internacionales. Dicho esto, Alemania tiene margen de maniobra para subir los salarios y hacer políticas más expansivas.

P. La semana pasada hubo protestas en España y en Grecia. ¿Puede ir a más la tensión social?

R Sí. Y es normal. En Grecia, una de cada tres personas vive en la pobreza. En España, y es extraordinario, las protestas han sido de carácter pacífico.

P. ¿Qué se puede hacer?

R. Dar prioridad absoluta a la creación de empleo, sobre todo en los grupos más afectados, los jóvenes. La experiencia demuestra que se pueden ofrecer medidas para activar en el mercado laboral a jóvenes que no están ni en formación ni ocupación. Hay que financiarlo, pero el coste es factible. Y da frutos pronto.

P. ¿Y qué puede hacer la OIT?

R. Desde 2009, tenemos asiento en el G-20. Voy a intentar, en este marco, poner el empleo en el centro de las políticas internacionales. Otro campo de acción es el nivel nacional. En Grecia, tras las medidas recomendadas por la troika, los sindicatos presentaron una queja que dio lugar a un proceso en el que participé. Si la OIT hubiera estado antes en el proceso con la troika las cosas habrían salido mejor.

P. España ha aplicado tres reformas laborales en esta crisis, la última muy profunda, y se sigue destruyendo empleo.

R. España ha tenido que responder a dos crisis: la financiera y la del modelo productivo. Ha intentado contestar con recortes y reformas. Nadie niega la necesidad de la consolidación fiscal. También es importante que haya reformas laborales, pero que pasen por el diálogo social, como con las pensiones…

P. Se intentó tres veces y nada.

R. Lo sé. Lo que tenemos en España hoy es una recesión, los niveles de vida están bajo presión. Incluso la CEOE reconoce que la falta de demanda es preocupante. Hay que cambiar las realidades y buscar la forma de reactivar procesos de crecimiento e inversión, y no creo que eso pase por la simple continuación de las mismas políticas.

Fuente: http://economia.elpais.com/economia…

Añadir un comentario

Limpiezas Transportes y Comunicaciones General Alimentación y Hostelería Educación Construcción Metal Sanidad Administración