cabecera
Portada del sitio | Noticias | Cantabria |
  • 0 comentarios 
  • Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
asesoria

Hasta ahora, si te despiden a través de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), lo habitual es recurrir la decisión de forma individual ante el juzgado ordinario. La empresa, a su vez, puede pleitar contra cada demandante.Solo que ahora la empresa dispone de un atajo para finiquitar todos los litigios de una tacada: la nueva reforma laboral permite al empresario solicitar una sentencia que, en caso favorable -si ratifica el ERE-, entierra ipso facto todas las demandas individuales.

La nueva legislación impide además por defecto que los trabajadores afectados puedan defenderse en ese proceso instado por la empresa, pues la norma limita tal defensa exclusivamente a los representantes sindicales. Pero, ¿y si los sindicatos han aceptado el ERE?, ¿quién defiende entonces los argumentos de los despedidos?

Todo ese proceso es el que se ha desarrollado en Cantabria en la empresa pública Sodercán. Con un matiz: la Sala de lo Social del TSJC acaba de permitir que cinco de los trabajadores afectados por el ERE se personen a título individual en el proceso instado por la empresa pública (despido colectivo) para rematar los 16 despidos decididos en septiembre del año pasado. Los cinco exempleados que solicitaron su inclusión podrán ir con sus abogados el próximo lunes al TSJCy contraponer su versión de los hechos.

El Tribunal remarca que es un caso excepcional, que no genera jurisprudencia, pues si el proceso lo hubiese urgido el comité de empresa no hubiera aceptado las incorporaciones individuales. Lo cual no quita que el auto tenga un carácter pionero.

La paradoja es que Sodercán fue la primera de las empresas y fundaciones dependientes del Gobierno regional donde UGT y CCOO firmaron un ERE con la dirección para despedir a parte de la plantilla

Tras presentar la dirección una propuesta primera de ERE que suprimía el 43% del personal, o sea 32 de sus 74 trabajadores, ambas partes acordaron luego, a principios de septiembre, la resolución de 16 contratos, y bajar el sueldo a quienes mantuvieran el empleo.

Casi todos los que se vieron en la calle acudieron al juzgado, 13 de los 16. Al ver tantos frentes abiertos, la empresa que dirige Miguel Cabetas decidió atajar por el referido camino que abre la reforma laboral, y dirimir de una tacada el conflicto en el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. Ahora, el auto de dicho organismo permitirá que en el proceso se escuchen más explicaciones que las del bufete de abogados bilbaíno de Sodercán, y del letrado del comité.

Añadir un comentario

Construcción Metal General Transportes y Comunicaciones Limpiezas Educación Alimentación y Hostelería Sanidad Administración