cabecera
Portada del sitio | Noticias | Soria |
  • 0 comentarios 
  • Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
asesoria

El año pasado, en el mes de junio, con asistencia del Presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, de la Vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y del Alcalde de la Ciudad, se inauguraron las obras de Acondicionamiento de las Márgenes del Duero, tramo Puente de Piedra-Presa del Pereginal. Estas obras básicamente consistieron en la apertura de un camino peatonal a lo largo de la ribera y la construcción de 2 puentes.

Un mes después, con prisas y financiado con dinero público a cargo del proyecto, se construyó una valla, que paralela al camino discurre entre la zona de El Peñón-antigua fabrica de harinas hasta su final, ya cerca de la antigua presa del Pereginal (donde el camino da la vuelta y vuelve).

Las riberas del Duero están declaradas Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2000 y como tal protegidas por la Ley de Espacios Naturales, y se debe respetar la anchura de 25 metros a ambos lados de las orilla y contar con los preceptivos estudios y autorizaciones. Pero además esta valla se realizó sin considerar los usos que le estaba dando la gente, y sin delimitar ni deslindar propiedades, pegada y siguiendo el camino abierto con las obras.

Llama la atención, además, que en la 1ª Actuación de las Márgenes del Duero (Puente de Hierro-San Saturio) se aumentaron excelentemente los terrenos públicos (incluso con expropiaciones) y se quitaron vallas y obstáculos al disfrute común, y en esta 2ª fase se renuncia a terrenos propios, enjaulando entre una valla y el río a los ciudadanos.

Así, con la valla la consecuencia fue el cierre al público de terrenos y senderos de paso que se han usado desde siempre, lo que hizo que los asiduos del lugar se movilizaran recogiendo firmas para dirigirlas al Ayuntamiento e investigando la situación jurídica. Algún incontrolado rompió repetidamente tramos de la valla, actuación condenable y que ha radicalizado comportamientos.

Entre las acciones se escribieron diversos artículos en la prensa. Yo mimos escribí un artículo en este periódico (Diario de Soria, 23 de julio de 2009) denunciando que tras inversiones millonarias en la recuperación de las márgenes del Duero se habían olvidado de los usuarios más asiduos, y que el Peñón como lugar donde estar y disfrutar del río lo habían convertido en un lugar por el que pasar de largo.

También consecuencia de esta investigación fue el “descubrir” que jurídicamente al menos 3 parcelas situadas al otro lado de la valla, pertenecían según el Catastro al Ayuntamiento de Soria. Es decir eran terrenos de todos que el Ayuntamiento “se había dejado” vallar, excluyendo su uso al público y permitiendo que el otro propietario mayoritario de los terrenos se los asignara como propios.

Un grupo de vecinos se lo comunicamos al Sr. Alcalde (con esfuerzo de nuestra parte), quien reconoció que efectivamente al otro lado de la valla había terrenos municipales, y que así figuraban en el Inventario Municipal de Bienes, ¡ Caramba!. Con ello perfilaba la teoría equivocada (los acontecimientos lo están demostrando) de que la “valla no prejuzga propiedades”.

Alcaldía para ser en algo consecuente, en la parcela de 900 metros frente al Peñón, la más usada por los vecinos, puso una valla provisional indicando por dónde va la linde del terreno municipal, y estableció que el resto del verano estaría abierta la puerta de la valla principal, de forma que los vecinos pudieran en esta pequeña pradera municipal extender sus toallas, y decreciera en parte la polémica.

Acabó el verano sin problemas, y en este invierno pasado, el particular como ya había largamente anunciado interpuso una acción civil contra el Ayuntamiento reivindicando la propiedad de la parcela en litigio.

Aunque este tema está, así pues, pendiente de juicio, hace unos días durante las Fiestas alguien volvió a romper un tramo de la valla, y el propietario de la fabrica de harinas respondió retirando la valla provisional que puso el Sr. Alcalde, colocando un candado y cadena gorda en la puerta de la valla principal, colocando videocámaras de vigilancia, y echando varios camiones de enormes pedruscos sobre el terreno en litigio, con animo de fastidiar a la gente que solía colocar allí sus toallas, y donde hace 2 años hubo un improvisado minicampo de voleibol.

El hecho de haber colocado videocámaras ha sido varias veces recogido por este periódico: si es o no legal, si el Ayuntamiento se las va a hacer retirar, si lo esta estudiando Subdelegación…. Pero la noticia es que el pequeño terreno municipal, usado por vecinos, se lo ha apropiado un particular, anexionándoselo a su gran terreno e impidiendo el acceso a los ciudadanos a este pedazo de pradera que debería estar abierto. No importa que actualmente sea municipal, no importa que esté pendiente de juicio. La reacción del Ayuntamiento no se está produciendo, o se está produciendo insuficientemente.

Con las videocámaras y su repercusión mediática, el propietario de la fábrica de harinas, logra dar la impresión de que él es el agredido y que se tiene que defender de los bañistas y paseantes, a quienes hay que vigilar, cuando la realidad es que esta impidiendo a los bañistas y paseantes acceder a un terreno municipal del que se apropia.

Y mientras tanto el Ayuntamiento no hace lo que debe hacer. Y no contesta a los vecinos, ni les pasa la información solicitada (si este escrito tiene algún error es por esta razón). Y propicia enfrentamientos innecesarios.

Esta valla de la discordia pone de manifiesto:

- Que Confederación y la Consejería de Medio Ambiente han regalado una valla, que en condiciones normales no se podría hacer. Y ahora cuando el particular ha hecho una escombrera de piedras junto a la misma, junto al Duero, espacio natural, tampoco hacen nada.

- Que el Ayuntamiento ha entregado física y moralmente unos terrenos municipales al propietario de la finca colindante (terrenos pequeños en comparación con esta) y está renunciando a conseguir otros que para dar valor a la zona debería reivindicar. Hay mucho de responsabilidad personal del Sr. Alcalde y de su Teniente de Alcalde, concejal de urbanismo. Están dejando de hacer lo que, en razón de su cargo, deben.

- Que si no se defienden en el próximo juicio con energía, haciendo investigación sobre el terreno, recogiendo testimonios de la gente mayor, etc… el Ayuntamiento (y todos los vecinos) corren el riesgo de perderlos también jurídicamente en el próximo juicio. Se debería suspender el juicio hasta que esto se realice.

- Que sería conveniente la creación de una plataforma vecinal para la defensa del Peñón y el ejercicio de cuantas acciones jurídicas resulten procedentes.

Para varias generaciones de sorianos la zona del Peñón es algo que muchos recuerdan y algunos mantenemos como lo mejor del verano soriano. Sabemos que la inmensa parte de los terrenos de allí (la antigua fábrica de harinas y aledaños y el antiguo Soto de la Marquesa) son de propiedad privada. Pero creemos que el mantenimiento del Peñón y una pequeña área recreativa municipal es compatible con otros proyectos de los que mutuamente se puede salir beneficiados.

Añadir un comentario

Construcción Transportes y Comunicaciones Alimentación y Hostelería Educación Administración Sanidad Metal General Limpiezas