El minero anarquista al que quemaron su biblioteca

 

Pedro Masera Polo fue fusilado por Consejo de Guerra en febrero de 1938. Su nieta María Luisa ha podido solicitar la primera exhumación en Huelva capital para recuperar sus restos. El expediente señala las coordenadas de la fosa. Las catas, que se realizarán antes de final de año, certificarán si se encuentra finalmente en el lugar donde fue enterrado.