Brutal carga de la policía francesa que disuelve a golpes las marchas del 15M

 

La policía francesa ha reprimido en París esta tarde con dureza a los indignados españoles que se dirigían en diferentes marchas en dirección a Bruselas.

Más de un centenar de personas se encontraban concentradas cerca de las 20:00 horas en el Boulevard de Sant Germain, en la capital gala, cuando un fuerte dispositivo policial comenzó a rodearlos. “Los primeros agentes que se bajaron de los furgones llevaban unos tubos de gases lacrimógenos, con los que nos rociaron hasta en dos ocasiones”, cuenta Eric, estudiante de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

Después, tras la negativa de los indignados de acompañarles para ser identificados, llegaron efectivos antidisturbios que, uno a uno, comenzaron a detenerlos para llevárselos a comisaría. Los manifestantes decidieron realizar entonces una resistencia pasiva y se sentaron en el suelo con los brazos entrelazados. “Nos tiraron gas pimienta en los ojos mientras agarraban a la gente para que no pudiéramos ayudarnos”, asegura Eric.

“Nos acorraló la policía, nos tiraron gases y empezamos a toser, lagrimar, vomitar, pero el grupo decidió permanecer unido y nos sentamos agarrados de los brazos”, explica Chema, que llegó a París en el grupo de Barcelona.

os detenidos —casi todos los concentrados— han sido repartido hasta en cuatro comisarías distintas. Aunque la mayoría de los indignados ya se encuentra en libertad, al menos cinco de ellos han tenido que quedarse allí por no llevar la documentación encima. “No sabemos qué va a ser de ellos, desde la comisaría no nos responden”, afirma Eric.

En cuanto al número de heridos, aún no han podido detallar la cifra exacta, pero los indignados aseguran que al menos tres personas han sufrido diferentes lesiones. “Una chica, Sara, se ha desmayado después de que lanzaran los gases; a otro, Chus, le han dislocado el hombro y a otro chico le han roto la mano”, cuenta.El 15M español en París

Las tres marchas que partieron desde Madrid, Barcelona y Toulouse se habían encontrado en la capital gala el pasado día 17 de septiembre. Tras pasar un par de días en casas y otros lugares, separados, decidieron buscar un sitio en el que reunirse y montar una acampada, antes de volver a poner el pie en la carretera.

Después de realizar esta mañana una asamblea en el barrio de Bercy, los indignados consensuaron movilizarse, realizar una marcha por París y buscar un lugar para asentarse y realizar acciones informativas y performances, pero la actuación policial ha dado, por el momento, al traste con esos planes. Chema, que asegura que caminaron en todo momento “respetando a peatones y tráfico”, conluye: “No querían indignados en París, en esa Francia que dicen que es libre, fraterna e igualitaria”.