Conflicto en Correos: un cartero enfermo, una mala empresa y unos sindicatos mezquinos

 

El conflicto actual en Correos de Segovia está poniendo al descubierto muchas,demasiadas cuestiones, relativas tanto al mundo laboral como a la propia condiciónhumana. Cuestiones que en la mayor parte de los protagonistas está revelando lopeor de una y otra condición; porque este asunto además de ser un tema laboral porencima de todo es un caso humano en el que deberían haber primado principioshumanos por encima de los derechos laborales. Ni más ni menos.

Que el cartero está enfermo de Alzheimer nadie lo cuestiona ya. Los compañeros ycompañeras que pudieran albergar dudas ya las tienen resueltas. Quienes puedanno creerlo sólo tienen que documentarse en las fuentes independientes por si creenque todo este proceso forma parte de no se sabe qué montaje o estratagema. Yfuentes fidedignas hay muchas y variadas; profesionales y especialistas médicos,Servicios Sociales, Asociación del Alzheimer de Segovia,. . . hasta el propio EVI dela Seguridad Social que ha estado racaneando su concepto de incapacidad.Después de repetir las mismas pruebas con otro especialista; han reconocido que noestá en condiciones de seguir trabajando y han instado a Correos para que inicie eltrámite de jubilación.

Con estos antecedentes la cuestión ha topado con una mala, muy mala empresa:Correos. Lejos de concebir el problema en su justa y real dimensión se ha dedicado,y sigue haciéndolo, a interferir en el trabajo de profesionales ajenos au ámbito; casodel médico de familia que le ha firmado bajas que la empresa ha despreciado, comosustentándose en actuaciones de un tribunal médico propio que ha sido sancionadopor la Comunidad de Madrid por no tener el debido reconocimiento legal. Es decir,una mala, muy mala, empresa que va de disparate en disparate; despreciando la`profesionalidad de unos y los derechos de otros.

Todo lo anterior queda acreditado, con la actuación de unos malos, muy malosdirectivos que encabezados por el Director Territorial de la Zona II, que es quien ledenegó la licencia por enfermedad y quien reiteradamente le ha rechazado todas lasbajas firmadas por su médico. Al parecer amparándose en unos médicos de andarpor casa, que según la Conserjería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, estánfuncionando sin autorización administrativa y de manera irregular, por lo querecientemente han sido multados. Es de esperar al menos, que alguien tendrá quepagar por el daño que han causado a la salud e integridad del compañero.

Que Correos no entiende de derechos laborales es más que manifiesto pero quedesprecie los derechos humanos supone un salto cualitativo muy peligroso en suestrategia laboral de la que deberá responder.

Entre tanto resulta obligado citar a los sindicatos CC.OO, CSIF y UGT (a excepciónde algún delegado y de muchos de sus afiliados que sí han apoyado) que no sólono han apoyado las movilizaciones sino que han sembrado de dudas e infundiostodo lo acontecido en torno al cartero enfermo.

Dudando de su enfermedad sin haber tenido interés en conocer su alcance, hancuestionado cualquier actuación en defensa del compañero, desechando con estamezquina actitud cualquier intento de defensa de los derechos laborales y de apoyoa una causa humana principalmente. Una actitud que les ha llevado a ignorarmiserablemente el problema de un compañero y casi hasta negar una realidad másque evidente. Y cuando ya todo era evidente, tanto que hasta los medios decomunicación, foráneos principalmente, se han hecho eco de semejante barbaridadhabrán pensado, que no actuado, que mejor mantener el silencio y la cabezaagachada porque con tanta desvergüenza propia, con tanta mezquindad no hayquien pueda. Ni siquiera ellos, CC.OO, CSIFy UGT esos sindicatos que se arroganla petulancia de decir que defienden a los trabajadores, incluso disfrutando de 7liberados en la empresa Correos Segovia, su empresa.

Hay que explicar que como este cartero no está afiliado a ninguno de estos tressindicatos sino a CGT el problema no va con ellos. La cuestión es que con ellos nova ningún problema relacionado con los trabajadores y trabajadoras; sólo losproblemas que les pueda plantear la empresa con sus cosas, horas liberados,cursillos etc . Esa es la penosa y mezquina realidad.

Segovia, 30 de marzo de 2011

EL SECRETARIO GENERAL DE CGT DE SEGOVIA

Fdo.: Julio César SANZ POLO