La Junta aprueba la incineradora de residuos industriales de Abengoa en Ampudia (Palencia)

 

Al cementerio nuclear, la comarca de Tierra de Campos sumará así unaincineradora y un macrovertedero de residuos industriales, impulsados por laJunta de Castilla y León

En el día de hoy, la Comisión Regional de Prevención Ambiental aprobará, conel voto en contra de las organizaciones medioambientales, la autorizaciónambiental del “Centro de Tratamiento Integral de Residuos Industriales noPeligrosos” promovido por la sociedad Complejo Medioambiental Tierra deCampos, S.L. en el municipio palentino de Ampudia, a 10 kilómetros de losmunicipios vallisoletanos de Montealegre y Villalba de los Alcores, acaballo entre las comarcas de la Tierra de Campos y los Montes Torozos.

Tras la aprobación por Ley de los vertederos de residuos industriales de laconstructora ACS en Santovenia de Pisuerga (Valladolid) y Fresno de laRibera (Zamora), para pasar por encima de las resoluciones judicialescontrarias, la Junta impulsa de esta manera el tercer proyecto de vertido deresiduos industriales en la región. En esta ocasión, la empresa promotora esotra constructora, Abengoa, a través de su filial Befesa, una de lasprincipales multinacionales de gestión de residuos industriales tóxicos y notóxicos en España y Europa.

Fiel a la política de facilitar a la industria emplazamientos para elvertido barato de sus residuos, el Centro de Ampudia incluye unmacrovertedero de 18 hectáreas y 3 millones de toneladas de capacidad, casi4 veces el vertedero de residuos tóxicos de Santovenia de Pisuerga, así comodiversas instalaciones industriales auxiliares (plantas de estabilización,tratamiento de lodos y evaporación de lixiviados). Pero el “tapado” delcomplejo es una completa novedad en Castilla y León: un horno incinerador deresiduos industriales en masa.

Esta instalación no figura en los vertederos de Santovenia de Pisuerga yFresno de la Ribera, y su inclusión junto al vertedero proyectado en Ampudiaes una sorpresa, ya que no se contempla en el Plan de Residuos Industrialesde Castilla y León. De hecho, el promotor prevé que la incineradora recibamás residuos que el propio vertedero, al menos 76.000 toneladas al año delas 190.000 que entrarán en las instalaciones de Ampudia. Y la partida delhorno es de lejos la más abultada del presupuesto de obra: 12,4 millones deeuros frente a sólo 7,8 del vertedero.

La mayor parte de los residuos que se pretenden quemar serán lodosindustriales, que previamente habrá que desecar, lo que invalida lajustificación de que quemándolos se pretende producir energía. Pero además,la incineradora quemará rechazos de papel y plástico de todo tipo, lo quegarantiza la emisión de importantes cantidades de sustancias tóxicasorgánicas como dioxinas y furanos, conocidos alteradores hormonales decarácter cancerígeno, además de hasta 2,3 toneladas al año de metalespesados.

El alcance potencial de las emisiones de la incineradora se establece en elpropio proyecto en un radio de 25 kilómetros, en el que se encuentran laciudad de Palencia, Venta de Baños y Villamuriel de Cerrato, y decenas delocalidades de Tierra de Campos y Torozos como Fuentes de Nava,Villarramiel, Medina de Rioseco o Cigales, además de la propia Ampudia. Seda la circunstancia de que por quemar residuos considerados no peligrosos sevan a generar cada año 2.363 toneladas de cenizas volantes extremadamentetóxicas, creando un nuevo problema.

Respecto a los terrenos donde se pretende ubicar el vertedero y lasinstalaciones industriales asociadas, los estudios realizados detectanpermeabilidades hasta 1.000 veces superiores a las establecidas legalmente,de manera que cualquier fuga desde el vertedero podría incorporarse a lasaguas que circulan hacia los manantiales y arroyos próximos. Finalmente, elproyecto sólo asegura un porcentaje de reciclado de un 10% de los residuosadmitidos (21.000 toneladas de las 190.000 admitidas anualmente), lo queconstituye un completo despropósito.

Dado el carácter comercial de la instalación y el ámbito multinacional deAbengoa, este nuevo proyecto consolida el papel de Castilla y León como elprincipal sumidero de los residuos industriales de toda España. Tras más deuna década liderando la importación de residuos industriales tóxicos y conlas candidaturas de Melgar de Arriba, Santervás de Campos y Congosto deValdavia al cementerio nuclear, la incineradora industrial de Ampudia es unavuelta de tuerca más en la depresión socioeconómica a que el Gobierno deCastilla y León nos ha conducido.

Para oponerse a este despropósito, se ha constituido la Plataforma “MesetaLimpia”, integrada por la Mancomunidad Alcor-Campos, los ayuntamientos deBaquerín de Campos, Boada de Campos, Torremormojón y Villerías de Campos,diversas organizaciones ambientales y sociales y representantes decooperativas agrícolas y ganaderas, industrias agroalimentarias y empresasturísticas de la Tierra de Campos y los Montes Torozos.

Ecologistas en Acción