Fuertes enfrentamientos en la undécima huelga general contra los recortes en Grecia

 

Grecia vivió en 2010 diez huelgas generales en contra de la política de recortes aprobada por el Gobierno de Yorgos Papandreu, apadrinado por la UE y el FMI. Ayer se celebró la primera huelga de este año, y probablemente no será la última, a la vista de la capacidad movilizadora que volvieron a demostrar los sindicatos. El paro rondó el 100% en muchos sectores, y decenas de miles de personas participaron en las manifestaciones. También hubo violentos incidentes.

Las calles de Atenas fueron ayer escenario de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías en el marco de la primera huelga general convocada en 2011 contra los recortes en Grecia, la undécima en apenas un año. Según detalló la agencia Efe, los enfrentamientos entre grupos de manifestantes y las fuerzas policiales tuvieron como escenarios principales las cercanías del Parlamento y del rectorado de la Universidad, donde los agentes emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los congregados.

Durante los enfrentamientos, un policía resultó herido cuando un cóctel molotov prendió fuego a su ropa, tal como se puede ver en la fotografía. También un periodista resultó levemente herido por la explosión de otro y tuvo que ser trasladado a un hospital para recibir los primeros auxilios.

Más allá de estos incidentes aislados, fueron decenas de miles los manifestantes que salieron a las calles de la capital griega de y de otras ciudades con pancartas y gritos como el que pedía que «se vayan los ladrones», en referencia al Gobierno de Yorgos Papandreu. Unas 50.000 personas, según la Policía, se congregaron en una marcha de protesta que recorrió el centro de Atenas.

Gran incidencia de la huelga

La atención sanitaria, la educación, el transporte y las oficinas públicas en Grecia estuvieron muy afectados por la huelga general, con las que los sindicatos mayoritarios denuncian la política de austeridad del Ejecutivo, que sigue los dictados de la Unión Europea y el FMI.

Tanto el transporte por ferrocarril como el tránsito de barcos entre el continente y las islas quedaron sin servicios, al tiempo que un centenar de vuelos nacionales tuvo que ser suspendido, debido al paro de cuatro horas de los controladores aéreos, según informó Efe. Además, aunque los vuelos internacionales no sufrieron cancelaciones, los horarios sí fueron modificados. Tanto los hospitales como las farmacias funcionaron con servicios mínimos y para casos de emergencia, y las guarderías y colegios de enseñanza media y superior estuvieron cerrados por la protesta de los docentes para reclamar mejoras salariales. Los comercios en el centro de Atenas mantuvieron sus puertas cerradas y el transporte público en la capital no prestó servicio, con excepción del metro, que siguió activo para facilitar la llegada al centro de los manifestantes.

Asimismo, la activa participación en la huelga de los funcionarios también dejó sin servicio a las oficina públicas, tanto las dependientes de los ministerios como de los ayuntamientos.

«Hemos tenido una participación del 100% en las refinerías, barcos y trenes, la construcción, los astilleros, y de un 90% en servicios como los bancos, correos y las empresas de agua, electricidad y telefonía», declaró a Efe el presidente de la Confederación General de Trabajadores, Yanis Panagópulos.

Por su parte, Vasikis Xenakis, de la Unión de Funcionarios Civiles (Adedy), que representa a unos 700.000 empleados, calificó de «completamente satisfactoria» la respuesta de los trabajadores a la convocatoria de huelga. «Es claro el mensaje de la gente: `basta ya’ a las medidas de austeridad. La gente no soporta más pagar la crisis», añadió el sindicalista.

http://www.gara.net/paperezkoa/2011…