Entre todos la mataron y ella sola se murió

 

No siempre la justicia da la razón a quien la tiene, en muchas ocasiones se equivoca o no posee todos los matices para dar un veredicto acertado.

En esta ocasión, hemos estado más cerca, han tenido que desplegar todas sus sucias armas: no proclamación de la candidatura, paralización del proceso electoral…, hasta conseguir, en 2011, dejarnos fuera de las elecciones sindicales 2010. Han sido empresa, sindicatos y órganos manejados los que continuamente han puesto trabas y zancadillas hasta lograr su objetivo: dejar sin voz a muchos compañeros que deberían de haber podido expresarse libremente en las urnas y decidir quienes quieren que les represente.

Esta dictadura ha conseguido su objetivo. No se lo hemos puesto nada fácil, han tenido que esforzarse al máximo. La lucha ha sido épica, cómo un grupo de trabajadores ha traído en jaque durante cuatro meses a toda una multinacional, su poder, sus servidores (cuatro sindicatos y más), para evitar que pudiéramos presentarnos; nos cuesta creer que la justicia haya interpretado lo de la libertad justamente al revés…, y ahora esos sindicatos os pedirán su confianza. Confiad que harán todo lo necesario y trabajaran para la empresa y sus privilegios y prebendas antes que para los trabajadores.

Todos los trabajadores hemos perdido la oportunidad de poder ser informados en tiempo y forma de todo lo que sucede en el Comité de empresa, con información clara y directa, no habría más reuniones sin actas o actas tres meses después.

Los errores cometidos, que seguramente los hubo, puesto que somos humanos, nos servirán para aprender y no volver a cometerlos y seguir en la lucha. No vamos a parar en nuestro empeño de dar voz a tantos compañeros que no están conformes con lo que sucede de puertas adentro. Seguimos trabajando de cara a las próximas elecciones sindicales, que ya falta menos, tres años y pico y esa vez, como dicen, a la tercera, en Aranda, va la vencida.

No vamos a pedir que dejéis de ejercer, uno de los derechos que seguimos manteniendo, el ejercicio del voto.

Es hora de acudir a votar, expresarnos, darles nuestra opinión. Nosotros consideramos que lo mejor es el voto NULO, pues de esta manera restas esos votos que dejan de repartirse y no entran en el porcentaje mínimo de votos para que se repartan el poder.

Lo más triste de la “democracia” es no poder expresarte libremente en las urnas, ya que no todos participamos. ¿Cuántos bolígrafos valen nuestros votos?, no tienen precio. Tu voto es la herramienta que debe hacer posible el cambio hacia la verdadera representación sindical, que luche y defienda a los trabajadores. A los que llevan tantos años chupando, ya es hora de cortarles la teta o de donde mamen.

Mas que nunca ACTUA, ES EL MOMENTO.

Que bonito queda de cara a la opinión publica oír a la empresa decir “el respeto a las personas”, “lo más importante sois vosotros” eso es lo que queremos, lo primero que se nos respete como somos, independientemente de raza, sexo, IDEAS…y a partir de aquí RESPETO y mas RESPETO.

Muestra tu apoyo a CGT

Vota NULO