El memorial Hálito Durruti rinde homenaje al espíritu «libre e ilustrado» de su tiempo

 

Buenaventura Durruti, uno de los leoneses más universales, no tiene calle en León. Nada hay que recuerde que una de las figuras más emblemáticas del anarquismo que nació y se crió en el barrio de Santa Ana.

Este «olvido» de la ciudad termina el próximo 20 de noviembre, día del aniversario de su muerte en 1936 en Madrid a los pocos meses de estallar la Guerra Civil. Es la fecha en la que el sindicato CGT (Confederación General del Trabajo) tiene previsto inaugurar el memorial Hálito Durruti, una obra del artista Diego Segura que pretende ser un homenaje al espíritu «libre e ilustrado» de su tiempo antes que «homenajear a Durruti», señala Fernando Pérez, coordinador del sindicato e impulsor de la iniciativa.

«La escultura pretende rendir homenaje a todos los hombres y mujeres que lucharon por un mundo mejor, más justo y más igualitario y que defendieron unos valores de respeto a lo comunitario, honestidad, autodisciplina y entrega frente a los actuales valores egoístas, de pelotazos y sálvase quien pueda», subraya.

Para la CGT es importante el hecho de que todas esas personas «eran gente humilde, del pueblo y que buscaba salir de la miseria y de la ignorancia para alcanzar la libertad y la ilustración».

Los operarios de la empresa que gestiona los jardines de León preparan el terreno para instalar la escultura de piedra y bronce -”una geoda con una luz interior-” de casi dos toneladas de peso y dos metros de altura. La piedra, procedente de las canteras de Calatorao de Zaragoza, ya está lista en el Centro de los Oficios de León donde se realizó el vaciado con un molde de cera para incrustar el pistilo de bronce iluminado que se realiza en una fundición asturiana ubicada en Pola de Siero.

El emplazamiento elegido es el jardín de Santa Ana, donde se encontraba la casa de Santiago Durruti y Anastasia Dumangue, el padre y la madre del célebre anarquista. «Es un buen lugar porque está en una zona peatonal y tiene gran visibilidad. Va a ser una de las primeras cosas que se encuentre el visitante que entra a León por el Camino de Santiago», señala el escultor y autor de la obra, Diego Segura.

El memorial es sufragado por la CGT y por cientos de personas que han adquirido los bonos de ayuda para colabora en su financiación: un total de 22.000 euros en los que no está incluida la aportación municipal, el terreno, la mano de obra para su instalación y la colaboración del Centro de los Oficios, donde se ha realizado el trabajo con la piedra.

El proyecto se «desempolvó» en octubre del año pasado, pero data del año 2002. Y ha tenido que modificar algunos de sus planteamientos iniciales, como el uso de una piedra leonesa, para volver a resucitar, señala Fernando Pérez.

El memorial ha estado al pairo de los avatares políticos del Ayuntamiento de León, de modo que el informe técnico que en 2004, cuando gobernaban PSOE y UPL, dio el visto bueno a su ubicación en el jardín de Santa Ana «desapareció», según la CGT, en el 2005 época en la que el PP gobernaba con un concejal tránsfuga de la UPL.

«Hemos de reconocer que hay dos políticos que han apoyado este proyecto desde el principio: Javier García Prieto, cuando era presidente de la Diputación que se prestó a ayudarnos con el traslado de la piedra y Evelia Fernández, actual concejala de Cultura, que es quien lo ha respaldado en esta última etapa. Es curioso que ambos que pertenecen a diferentes partidos políticos: el PP y el PSOE», señala Pérez. También han contado con el apoyo de Manuel Durruti, uno de sus sobrinos nietos.

La idea de realizar la escultura con piedra leonesa se desechó finalmente para «agilizar» el proceso una vez que el Ayuntamiento de León volvió a abrir las puertas al memorial Hálito Durruti el año pasado.

Fuente:

http://diariodeleon.es/noticias/not…